Westin Hamburgo, el hotel situado en pleno distrito Patrimonio de la Humanidad

Pasa mil y una noches en Marrakech

Pasa mil y una noches en Marrakech

La región de los contrastes, los colores, los olores y el exotismo nos espera al noroeste de África.

 

Marrakech  ha seducido a Alain Delon, Paloma Picasso, Yves Saint Laurent, Omar Sharif o Jack Majorelle. Son algunos de los nombres que ya se han dejado embaucar por una de las ciudades más seductoras del mundo, y tú vas a ser el siguiente.

 

Cuando visitas Marrakech tienes que planear el tiempo de forma que te quede tiempo tanto para experimentar todas sus atracciones como para visitar sus calles y perderte en ellas. Porque después de sobrevolar sus plazas en globo, de practicar tu swing en sus prestigiosos campos de golf, de correr en quad o kart, de practicar la equitación en cualquiera de sus clubes o el jet ski en el lago Lalla,  pasear entre las cascadas del valle de Ourika, disfrutar de la auténtica gastronomía en Ouirgane o incluso de esquiar en su estación de Oukaimeden, tienes una lista interminable de lugares imprescindibles en esta deslumbrante ciudad.

 

 

El amanecer es el mejor momento del día para visitar las murallas que rodean la ciudad, ya que es el momento del día en el que el beso del sol les otorga un color anaranjado que en el transcurso de la jornada tornará al rosa para terminar cobriza al llegar la noche. Estas murallas que en algunos tramos alcanzan los 9 metros de altura, no se construyeron con fines defensivos como suele ocurrir, sino para separar el harén o los jardines de las miradas de los curiosos. Destacan las puertas de Bab Doukkala, de origen almorávide, Bab el Khemis, Bab El Jadid, Bab el Debbagh, Bab er Robb y Bab Agnau, una de las más bellas entradas a la alcazaba.

 

 

Tras esta visita es hora de adentrarnos en la ciudad. La plaza de Jemaa El Fna es Patrimonio Oral de la Humanidad de la UNESCO. Aquí se concetran tanto mercaderes como artistas callejeros y es un placer tanto regatear por sus preciosos tejidos y sabrosas especias, como pasear de espectáculo en espectáculo. Cerca está el zoco de Semmarin, donde también podrán adquirirse bonitos recuerdos.

 

 

No puedes perderte las tumbas de los Saadíes, con sus imponentes mauselos en mármol; el Palacio de la Bahía, que data del siglo XIX; el Palacio Badi, conocido como “el Incomparable”, que fue construido por Ahmed el Mansour en mármol, celias, onix, estucos labrados y madera esculpida del que desgraciadamente sólo queda la estructura; la fuente Chrob Ou Chouf de madera tallada con caracteres cúficos; la medersa Ben Youssef, construida en el siglo XIV, restaurada en el siglo XVI y hoy uno de los principales monumentos de la ciduad. la judería del Mellah, y la zona moderna del Guéliz. Por supuesto, sus  más de 300 mezquitas abren sus puertas para el recogimiento, la oración y la admiración. Koutoubia es famosa por su minarete, gemelo de la Giralda sevillana y para el que sirvió de modelo o la de Ben Youseef, de origen almorávide, son las más importantes.

 

 

Los parques y jardines son una sorpresa para el que llega predispuesto a encontrarse con un entorno desértico.

El jardín del Agdal se extiende en 4,5 km cuadrados plantados de frutales y olivos en cuyos estanques, el mayor de ellos de la época almohade, se reflejan las ruinas de un palacio saadí. Por su parte, el jardín de la Menara, de 100 hectáreas de extensión, ofrece mas de 10 hectáreas de palmeras, naranjos, olivos y manzanos.

 

 

Y llega la pregunta de siempre… ¿dónde nos vamos a hospedar? Marrakech puede ser tanto o más lujoso que las grandes urbes europeas.

 

Si quieres vivir de cerca las costumbres de Marrakech, puedes recurrir a uno de los ryads, casas tradicionales con patio interior convertidas en hoteles.

 

Le Secret Garden es sin duda el hotel más romántico. En pleno corazón del Palmeral de Marrakech, ciudad patrimonio de la UNESCO, da la bienvenida a las parejas que quieran hacerse un regalo.

Cada una de sus 23 villas de 600 metros cuadrados cuenta con un mayordomo personal, además de unas excelentes vistas al golf de 27 hoyos, Palmeraie Golf Club. La decoración mezcla la influencia árabe con toques “vintage” y coloniales. El salón se abre a una terraza al estilo del patio andalusí, lugar ideal de descanso y lectura con frescos aromas a azahar, lo mejor de la alta cocina francesa, mediterránea o árabe servida en la intimidad de la villa será la propuesta culinaria y la piscina privada climatizada, sauna y hammam, serán el colofón para una estancia deliciosa.

        

Pero tampoco puedes perderte el Palmeraie Spa diseñado por el arquitecto Mohamed Lantry y reconocido por ser el spa más grande de Marruecos, ofrece 5.000 m2 distribuidos en 4 plantas, en las que fusiona los conceptos de “Spa urbano” y “Resort Spa”. Este auténtico “templo de bienestar” nos obsequia con una gran variedad de tratamientos y masajes, todos ellos marcados por la búsqueda del equilibrio perfecto entre los rituales marroquíes de belleza y el “arte de vivir asiático” basados en la filosofía del yoga y las enseñanzas de la gurú internacional del spa, Susan Stein, conocida por su escuela Jari Menari en Bali.

 

 

El spa cuenta con las firmas Carita y Decleor son dos de las principales marcas que utilizan para sus tratamientos y que combinan con el empleo de productos naturales como la arena del desierto para la exfolicación de la piel, las plantas terapéuticas, sales marinas, aceites y esencias naturales como el jabón negro, ghassoul o arcilla del Medio Atlas marroquí, henna, trigo, miel, menta… pero, sobre todo, el aceite de Argán, conocido como el “oro de Marruecos”.

 

El Palmeraie Hotels and Resorts también te abre las puertas del Jardin d’Inés Boutique Hotel, un coqueto recinto con 6 Suites Royale, 8 suites Ambassadeurs, 10 suites Diplomatiques, 2 suites Junior en el que además de contar con todas las comodidades, podrás divertirte en su campo de golf, relajarte en su solarium y su piscina o reservar una ruta turística personalizada.

    

 

 

¿A qué esperas para vivir tu propio sueño árabe?

 

©Marrakesh Tourisme – Oficina de Turismo Marroquí – Palmeraie Resorts – Le Secret Garden



Share 'Pasa mil y una noches en Marrakech' on Bitacoras Share 'Pasa mil y una noches en Marrakech' on Delicious Share 'Pasa mil y una noches en Marrakech' on Digg Share 'Pasa mil y una noches en Marrakech' on StumbleUpon Share 'Pasa mil y una noches en Marrakech' on Tumblr



© El contenido de Pasión Lujo - Le Blog (textos y fotografías) está protegido por Derechos de Autor.
No podrá ser utilizado o reproducido, ni totalmente ni parcialmente, sin el permiso expreso de los propietarios de los Derechos de Autor.




Artículos relacionados
The Highlands, un safari de ensueño en Ngorongoro

The Highlands, un safari de ensueño en Ngorongoro

A la hora de elegir destino turístico son muchos los factores que pueden entrar en juego. En ocasiones buscamos algo nuevo, rompedor,...

  Or Rouge Mask-In-Cream, la nueva mascarilla antiage de YSL Beauté

Or Rouge Mask-In-Cream, la nueva mascarilla antiage de YSL Beauté

Quizá uno de los mayores lujos y placeres a la hora de cuidarnos es tener una piel revitalizada, espectacular, cuyo aspecto diga a las...

  Mascara Vinyl Couture, lo nuevo de YSL para la mujer del milenio

Mascara Vinyl Couture, lo nuevo de YSL para la mujer del milenio

Los millenials están de moda. Todas las firmas quieren llegar a ellos, conocerles, conquistarles y fidelizarles para siempre. Para ello...

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.