Westin Hamburgo, el hotel situado en pleno distrito Patrimonio de la Humanidad

Dinh Van, el joyero libre

Dinh Van, el joyero libre

Para que una joya tenga sentido, aparte de la presupuesta belleza, debe tener un estilo atemporal perdurable por generaciones,  y un espíritu que se identifique con la persona que la luce.

 

Siguiendo estas reglas nace el taller del franco-vietnamita Jean Dinh Van, un apasionado joyero en la búsqueda de la joya imprescindible, más personal y realista, creada para hacer destacar a quien lo lleva más que para impresionar a quien la ve pasar, y que revela su sensualidad y encanto según se va mimetizando con su dueña.

 

Sin embargo este artista joyero no siempre quiso dedicarse a este mundo. Marinero de vocación, fue la influencia de su padre, artesano especializado en el esmalte, lo que le hizo comenzar su formación en Cartier, donde permanecería 10 años, y abrir su taller en París en el año 1965. Esa época vibrante le sirvió para seguir las creaciones de Paco Rabanne, Pierre Cardin o Knoll, y hacerle darse cuenta de que era necesaria una nueva joyería, sencilla, actual y alejada del convencional barroquismo. Nunca más habría joyas que sólo se pudieran llevar se en ocasiones especiales. Dinh Van venía a ser el introductor en Francia de la joyería moderna y urbana.

 

   

 

En los años 70 se instaló en la famosa Rue de la Paix en París suponiendo toda una revolución que alcanzaría las ciudades de Nueva York, Bruselas y Ginebra al final de la década.

De entre todas sus creaciones, Menottes dinh van, lanzada en 1976, es la colección que se ha convertido en uno de los auténticos iconos de la casa. Las esposas abrazadas simbolizan la unión de dos seres queridos, una alianza fuerte, audaz, llena de amor y alegría.

 

 

En los años 90, apareció otro icono, la colección Chinese Pi. Realizada en oro de 24 quilates tallado a mano y cuyas formas se inspiraban en los discos orientales, fue creada para reivindicar su desacuerdo con la ley francesa que permitía trabajar con aleaciones de oro de 9 quilates, algo que a su juicio, desvirtuaba las piezas.

 

Otro de los hitos de los 90 vino a través de joyas muy casual confeccionadas con cordones que se han convertido en otra de las señas de identidad de la joyería de Dinh Van.

 

Sin embargo el trabajo de este visionario no se ha quedado en las vitrinas. En 2000, el Museo de Artes Decorativas de París se rindió al talento creativo de Jean Dinh Van y comenzó a exhibir sus creaciones más emblemáticas. y en 2004, la colección Blanco y Negro se lanza en colaboración con el joven diseñador MilanVukmirovic que produciría la colección Chinese Pi con ágata blanca y ónix.

En 2012, dinh van presenta una nueva colección en la que emplea una amplia gama de perlas. Perlas tahitianas, Akoya de color rosa, gris o blanco, que dan un toque de frescura a los collares y las pulseras. La versión con perlas de plata es la alternativa más moderna.

 

¡Va a ser muy difícil decidirse!

 

 

Fotos © dinh van

 

 



Share 'Dinh Van, el joyero libre' on Bitacoras Share 'Dinh Van, el joyero libre' on Delicious Share 'Dinh Van, el joyero libre' on Digg Share 'Dinh Van, el joyero libre' on StumbleUpon Share 'Dinh Van, el joyero libre' on Tumblr



© El contenido de Pasión Lujo - Le Blog (textos y fotografías) está protegido por Derechos de Autor.
No podrá ser utilizado o reproducido, ni totalmente ni parcialmente, sin el permiso expreso de los propietarios de los Derechos de Autor.




Artículos relacionados
Mini C, el must de Cartier en versión XS

Mini C, el must de Cartier en versión XS

Decía Tom Ford que “si un bolso es atractivo te hace sentir bien. Se trata de la proporción, la forma, la línea, el material, el...

  “Los Diamantes de Cartier: Estilo e Historia”, la exposición más esperada de Cartier

“Los Diamantes de Cartier: Estilo e Historia”, la exposición más esperada de Cartier

Con el diamante como protagonista, Cartier presentará en su flagship de Barcelona la exposición “Los diamantes de Cartier: Estilo e...

  Eau de Parfum Must de Cartier Gold, la interpretación de un mito

Eau de Parfum Must de Cartier Gold, la interpretación de un mito

En 1981 Cartier revolucionaba la Alta Perfumería con Must, el primer perfume con frasco-joya recargable que cristalizaba la extravagancia...

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.