Westin Hamburgo, el hotel situado en pleno distrito Patrimonio de la Humanidad

Piaget, el nombre de la rosa

Piaget, el nombre de la rosa

La rosa.

 

Exuberante. Voluptuosa. Explosiva de colores. Exultante de perfume.

 

Cínica. Traicionera. Espinosa.

 

La rosa ha fascinado por generaciones. Ha simbolizado la pasión entre los enamorados. Poetas y pintores han esbozado sus sentimientos en sus obras a través de sus pétalos.

 

Para Yves Piaget, la rosa es la obsesión que ha inspirado a los diseñadores y artesanos de la casa y desde sus inicios ha estado muy ligada a su historia.

 

En 1982, en el Concurso Internacional de Rosas Nuevas de Ginebra, la rosa premiada, creada por la Maison Meilland, fue bautizada como la Rosa Yves Piaget. “Siempre he sido un enamorado de las rosas, me siento fascinado por el trabajo de los obtentores, cuya imaginación está a la altura de su rigurosidad”, dijo Piaget. Y para reconocer su trabajo  imaginó una rosa de tamaño natural en oro de 18 quilates que se realizaría en los talleres Piaget y que serviría como trofeo en el concurso en más de 30 ocasiones.

 

 

Hoy, 30 años después, la tradición florece con una colección homenaje a la reina de todos los jardines. Colgantes, sortijas, pendientes e incluso un reloj engastado con 668 diamantes que llevan el espíritu de la primavera eterna.

 

 

Talladas en oro blanco y oro rosa (inevitable), resplandecen con sus pétalos calados o rebosantes de diamantes en talla brillante y zafiros azules.

 

 

 

 

El artesano construye individualmente cada uno de los pétalos, corta las láminas de oro una a una para engastar los diamantes y crea una rosa de volumen natural. Para lograr la máxima reflexión de la luz en cada diamante, estos son engastados según la técnica del nido de abeja, realizando una pequeña hendidura en el reverso de la lámina de oro en la que se encajará la piedra. Para terminar, un delicado grabado en el perímetro del pétalo realza su contorno.

 

 

 

 

Pero el vínculo de la firma con esta flor no termina aquí.

Cada año, otorga su trofeo a los concursos de Rosas Nuevas de Mónaco y Bagatelle, premiando la investigación y el trabajo de los mejores obtentores. Una estatuilla de oro, diamantes y amaranto que puede lucirse como colgante o broche.

 

 

Sin embargo, la mayor declaración de amor que Yves Piaget ha hecho a las rosas ha sido con el proyecto de restauración de la rosaleda del Castillo de Malmaison.

 

Este castillo, situado a 15 kilómetros de París, fue adquirido por Napoléon y Josefina en 1799. El Castillo, junto con las Tullerías, fue sede del gobierno francés entre 1800 y 1802 y tras el divorcio de los emperadores, en 1809, fue residencia de Josefina hasta su muerte en 1814.

Josefina, mujer culta, curiosa y amante de la naturaleza, contrató a los mejores botanistas para que poblaran los vastos jardines con rosas traídas de todos los rincones del mundo. Más de 250 clases de rosas poblaban los jardines. Junto a ellas, cisnes negros, cebras, antílopes, avestruces… Josefina trabajó para hacer de este espacio uno de los más bellos de Europa.

En sus atuendos, en cada estancia, incluso en las pinturas del acuarelista Redouté a quien contrata para hacer un inventario de todas las especies que crecen en el jardín, la rosa forma parte de la vida cotidiana de Josefina. Su pasión por las rosas iba más allá de una mera afición.

 

En 2012 Piaget, en asociación con el Centro de Formación Profesional y de Promoción de la Horticultora de Saint Germain en Laye, pretende dar a conocer el importante trabajo de esta mujer devolviendo a la rosaleda el aspecto que presentaba en tiempos de Josefina en un proyecto que finalizará en 2014, con motivo del bicentenario de la muerte de la emperatriz.

 

Tu también puedes unirte a la clebración de esta flor llena de personalidad dejándote enamorar por la colección Piaget Rose.

 

 

 

 

 

 

target=”_blank”>

 

 

 

©Piaget

 

 

 

 

 

 



Share 'Piaget, el nombre de la rosa' on Bitacoras Share 'Piaget, el nombre de la rosa' on Delicious Share 'Piaget, el nombre de la rosa' on Digg Share 'Piaget, el nombre de la rosa' on StumbleUpon Share 'Piaget, el nombre de la rosa' on Tumblr



© El contenido de Pasión Lujo - Le Blog (textos y fotografías) está protegido por Derechos de Autor.
No podrá ser utilizado o reproducido, ni totalmente ni parcialmente, sin el permiso expreso de los propietarios de los Derechos de Autor.




Artículos relacionados
Andrés Velencoso, el rostro de la reapertura del hotel Ritz de París

Andrés Velencoso, el rostro de la reapertura del hotel Ritz de París

El icónico hotel Ritz de París reabre sus puertas de nuevo, por fin, después de años de renovaciones. Para la apertura del primer, y...

  La Réserve Paris, el lujo de la privacidad a un paso de la Torre Eiffel

La Réserve Paris, el lujo de la privacidad a un paso de la Torre Eiffel

No hay vistas más lujosas en la capital francesa que las que se aprecian cerca de la Torre Eiffel, imaginate ver los Jardines de Trocadero...

  Pandora no se resiste al poder de las bloggers en su colección de otoño

Pandora no se resiste al poder de las bloggers en su colección de otoño

Pandora sabe lo importante que son los complementos en cualquier look y por eso diseña y cuida todas sus joyas con mimo, pero al igual que...

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.